Magnetar


Se trata del enfrentamiento del actor con el espectador sin más recursos que el preciso manejo y dominio de su voz. Podríamos decir también que el teatro, en este caso, se encuentra en la palabra, en las imágenes, paisajes y formas que la palabra suscita en la mente del espectador mediante la sutil manipulación de la imaginación del oído. La Puesta en Lectura o Teatril es un poderoso recurso escénico, evocador y encantador, capaz de transportar al espectador-escucha a su más tierna infancia, a aquellas noches en las que nuestros padres o abuelos nos contaban historias para dormir o para soñar.

Si como dice Javier Daulte, detrás de una comedia hay una terrible tragedia, detrás de Magnetar, de Raúl Valles, se levanta la gran tragedia nacional: la del vacío institucional, la impunidad y la estupidez de un país que se está matando.
No es un vacío que tienda a llenar el crimen organizado porque en Magnetar los delincuentes son tan estúpidos como quienes deberían estar encargados de administrar la justicia.
Y entre ellos, recibiendo los balazos, el ciudadano de a pie, un Dagoberto que, a la manera de Arquímedes, ignora que el mundo se está cayendo a cañonazos y se pone a diseñar juguetes para niños. Un Dagoberto que en medio de los balazos sueña con juguetes imposibles, gente como él cada día es confundida con el bando que usted guste y sólo por eso ya está condenada.
- Legom