San Lorenzo o la persecución de los cristianos


De Ysla Campbell Dirección de Perla de la Rosa Se ubica cronológicamente en el siglo III d.C., cuando miles de seguidores de la doctrina de Jesús de Nazareth fueron perseguidos por órdenes del emperador de Roma, Valeriano. El mandatario consideraba que Júpiter y los otros dioses estaban enojados por la convivencia entre cristianos y romanos en el mismo espacio, por lo que solicitó a San Lorenzo la entrega del llamado “tesoro de la Iglesia” en tres días, pero éste, en lugar de eso, lo repartió entre los pobres. Cuando se dio cuenta de que no había tal tesoro, el emperador lo mandó quemar en una parrilla, al considerar la situación una burla.